Anillo Lady Dy

Sabías que el anillo de compromiso de la princesa Diana, que seguro has reconocido nada más ver la fotografía, no fue elegido por su prometido, el príncipe Carlos ¡sino por ella misma!

Después de una cena con la reina Isabel II en el castillo de Windsor, el joyero de casa real presentó a la recién prometida, una selección de su catálogo, entre una docena de sortijas ella eligió este, un zafiro Ceilán talla oval de 12 quilates rodeado de 14 diamantes talla brillante con un peso total de 18 quilates, montado en oro blanco.

Se cuenta que la decisión fue completamente emocional (podía haber elegido sortijas con mucho más valor económico) y debió ser así a la vista de todas las veces que lucio su sortija.

El entorno de la casa real consideró una falta de respeto que este símbolo se eligiera de un catálogo, por ser una pieza» común», no se diseño para ella, ni fue hecho a su medida, se piensa que existen otros ejemplares, adquiridos a un precio relativamente alto eso si unos 40.000€ aproximadamente.

El 19 de febrero de 1981 nacía el anillo princesa Diana.

La reina Isabel II recibió su anillo de compromiso del príncipe Felipe de Edimburgo, padres del príncipe Carlos de Inglaterra, este anillo fue diseñado personalmente por el príncipe Felipe de Edimburgo y quiso que se utilizaran diamantes de una tiara perteneciente a su madre, la joya se realizó en platino. La reina sigue utilizándola, se ve que su hijo no dio la importancia que dieron sus padres a la adquisición de su anillo de compromiso.

Ahora la historia ha sido re escrita.

En su testamento la princesa Diana dejo en su «carta de deseos» marcada la división de sus joyas entre sus hijos y sus ahijados, fue así como su anillo de compromiso paso a pertenecer a su hijo pequeño el príncipe Harry, al querer comprometerse su hermano mayor decidió regalárselo para dar así la posibilidad de ver ese anillo luciendo en la mano de la reina de Inglaterra algún día.

La controversia en el entorno real sobre el poco acierto del príncipe Carlos al regalar una pieza de catálogo sigue abierta, ahora más si cabe al pertenecer la sortija a la Duquesa de Cambridge.

Pero estas dos mujeres han sabido unirse para dar a esta pieza de origen sencillo una exclusividad más allá de toda duda.

Mientras algunos califican el anillo con un título tan inmerecido como horrible que yo no pienso repetir, muchísimos más fueron los que después de que Middleton apareciera con el puesto por primera vez, optaron por buscar algo similar, convirtiéndolo en el anillo más demandado, perseguido y deseado del mundo, las maravillas de la informática nos permite ahora comprobar estadísticamente el número de búsquedas por internet.

Hay quien habla de un valor estimado actual de 500.000€, pero a mí me gusta mucho más ser realista, la sortija princesa Diana y ahora de la Duquesa de Cambridge es sencillamente invaluable.

Hablemos ahora de lo infinitamente triste que me parece que tu prometido no sienta la imperiosa necesidad de hacer cuanto esté a su alcance y me atrevería a decir e incluso si no lo estuviera, para conseguir si no ese anillo de compromiso si esa joya que espere te emocione cada vez que la toques ya pase un día, un año o cincuenta desde tu petición de mano.

Me interesa conocer tu opinión, dime por favor, ¿estás conmigo o crees que Diana salió beneficiada al poder elegir ella misma la sortija que de verdad la enamoro y no arriesgarse a que la elegida por su prometido no fuera acertada?